Close

¿Por qué empezar una Start-Up?

Si has llegado hasta aquí seguramente es porque estés planeando empezar un negocio. Si es así estás en el sitio indicado porque la mayoría del contenido que encontrarás en esta página web esté dirigido a enseñarte cómo conseguirlo de forma exitosa.

Pero antes de empezar con el “Cómo”, debemos hablar del “Porqué”. ¿Qué por qué es tan importante el porqué? Porque sin un motivo que te inspire no vas a tener éxito. Así de simple.

El objetivo que tengo con esta página es el de ayudarte a decidir si deberías empezar una start-up o deberías cumplir con tus objetivos mediante otra vía.

La mayoría de las Start-Ups con las que he trabajado a lo largo de los años han tenido siempre un problema de fundamento basado en la visión sobre la cual estaban construyendo su negocio. Esa visión responde directamente al porqué, y eso afecta a todas las decisiones importantes del negocio ¿Cómo comunicamos? ¿Cómo construimos, qué priorizamos? ¿Cuál es nuestro mercado? y lo más importante ¿Cuál es nuestra propuesta de valor? Además es el propósito por el cual vale la pena llevar a cabo todo el trabajo y sacrificio que supone trabajar en una Start-Up. Porque, grábate esta frase a fuego, sacar adelante una Startup es lo más difícil que vas a hacer en la vida.

Por lo tanto el primer paso es saber que hay otras opciones a empezar una Start-Up aún siguiendo tu propia visión o inquietudes. En muchas ocasiones muchos emprendedores llegan y me cuentan su idea y resulta que no es muy diferente a la idea de otros negocios ya establecidos, por lo que mi consejo es que se planteen ayudar a esas empresas que siguen su misma visión a conseguirla. De este modo, ellos mismos podrán sentirse realizados sabiendo que están trabajando para mejorar la vida de muchas personas, aún si la iniciativa no ha sido suya. Y es que de eso se trata empezar un emprendimiento: mejorar el mundo, ya sea para todos o para unos pocos.

Cada día empezar un emprendimiento es una tarea más difícil, ya sea por la madurez de los mercados, la creciente competencia de personas que emprenden, el incremento del coste de los profesionales, las mayores expectativas de los inversores, etc.

Así como hubo una burbuja en el año 2000 y luego en el 2009 hubo otra buena época para la salida de nuevas iniciativas, ambas concebidas por cambios en las economías o en la propia tecnología, también pueden surgir otras buenas épocas. Aún existen muchos problemas y necesidades en el mundo que pueden remediarse o mejorar la forma en que se están remediando hoy en día. La innovación es un forma increïble de transformar las realidades de muchas personas.

Llegados a este punto, os diré cual es el objetivo, por ende la motivación, del 90% de los emprendedores cuando empiezan con una Start-Up. ¿Lo adivináis? Sí. Volverse asquerosamente ricos.

Mucha es la literatura que corre alrededor de chicos cambiando el mundo desde garajes y volviéndose ricos en el proceso. Pero los emprendedores son como patos. Sobre la superficie los ves nadando con gracilidad y elegancia mientras que por debajo del agua están pedaleando de forma desenfrenada. Si se tiene en cuenta que solo el 1% de las Startups terminan convirtiéndose en verdaderos agentes del cambio, es fácil adivinar que se necesita una gran fuente de inspiración y motivación para seguir pedaleando aún cuando la corriente sea imposible de superar.

Por lo tanto, el dinero nunca va a ser un motivo por el cual emprender. El dinero no puede convertirse en tu propuesta de valor. Otra frase que deberías grabarte a fuego: el dinero es un medio, no un fin. ¿Conoces a alguien que quiera volverse rico para guardar y observar todo su dinero sentado en un banco? La gente desea tener dinero, dicen, pero lo que realmente desean es tener ese coche chulísimo, ir de vacaciones a bordo de un velero por las islas Griegas, etc. Entonces, si se te ocurra una gran idea y lo primero en que pienses es en la gran cantidad de dinero que podrías ganar con ello, olvídala. Es el indicativo de que no debes invertir ni un ápice de tu tiempo en ella.

Si lo que buscas es ganar dinero, la mejor forma de hacerlo es unirte a una compañía ya establecida, piénsalo bien. Tienes muchas más oportunidades de conseguir el éxito financiero de este modo que emprendiendo tu propia Startup. En una Startup puedes estar invirtiendo más de 10 años sin conseguir llegar a la meta y al final caerte, con todo el trabajo y sacrificio que eso conlleva. En cambio, podrías unirte a una Startup existente en etapas tempranas. En ese caso las posibilidades de éxito aumentan a tu favor, en tanto a que si la Startup tiene éxito tú también vas a conseguir aumentar tus ingresos mediante la equity que hayas negociado, eso siempre y cuando tengas experiencia y capacidad para desarrollar el trabajo. Finalmente, si trabajas para una compañía ya establecida y tu rol se corresponde con tus conocimientos, terminarás ganando una buena suma de dinero de forma segura. Si lo que quieres es ganar dinero, no emprendas, ponte a trabajar.

Por otro lado, algunas personas lo que quieren es causar un impacto real en el mundo. Un motivo que se corresponde muy bien para empezarar su propia StartUp. Pero, en este caso, también tienes muchas más posibilidades de causar ese impacto ayudando a una empresa ya establecida. Eso supone que ya tendrás una base muy grande de usuarios, tendrás la infraestructura necesaria operando y además, el equipo con el que trabajarás ya estará formado y rodado. Por ejemplo: Bret Taylor antes de convertirse en emprendedor se unió a Google cuando ya era una empresa establecida y ayudó en la construcción de Google Maps, una de las funcionalidades de Google que más impacto ha causado al mundo.

Antes de pasar a las buenas noticias hay una reflexión importante que hacer después de leer el último párrafo. Si no eres capaz de ayudar a otros a llevar a cabo sus propósitos, no lo serás a la hora de cumplir con el tuyo. Además de tener que compartir el propósito del negocio donde trabajes, las capacidades y los conocimientos que se necesitan para llevar a cabo un emprendimiento son muchos, por lo que vas a tener que invertir mucho tiempo en adquirir dichas capacidades y dichos conocimientos si no los tienes. La suerte es que puedes empezar por aquí: Recursos.

Los otros motivos más comunes tienen que ver con el estilo de vida del emprendedor, también muy distorsionado por los medios, donde solo se ven las vidas de lujo que llevan algunos. Lo que no se ve es la cantidad ingente de horas que deben trabajar con todo el estrés y esfuerzo que esto supone.

Para que os hagáis una idea, esta es la foto de “The Social Network”, película que va sobre la fundación de Facebook:

foto de the social network

…y esta es la foto real de la fundación de Facebook:

inicios de facebook

Muchas personas lo que quieren es tener “libertad” para hacer lo que quieren, por eso quieren emprender, para ser sus propios jefes. Pero no os equivoqueis, cuando uno tiene que liderar una empresa su trabajo va a ser lidiar con todos los problemas que no puede delegar, y eso supone que deberá estar pendiente y lidiar con todos los problemas del equipo, por lo que es como si todos en la empresa se convirtieran en sus jefes.

mitos de las startups

Vale, ahora que ya os he dado las malas noticias. Vamos a ver, según mi opinión y las de algunas personas más influyentes como Dustin Moskovitz, cofundador de Facebook y actual CEO y fundador de Asana, cual es el mejor motivo por el cual empezar una Startup.

Básicamente, la mejor razón es que no puedas no hacerlo. Sí, es así de sencillo. Esta corta y poderosa frase bebe de 2 aspectos fundamentales.

El primero es la pasión. La pasión es imprescindible desde el punto en que sabemos lo difícil que es empezar un negocio, incluso la vas a necesitar a la hora de reunir y liderar a un equipo de personas que quieran acoger como suyas tu visión y pasión para conseguirlo.

El segundo es que tu seas la persona indicada para llevar el emprendimiento a cabo, teniendo en cuenta que si tu fallas vas a estar privando al mundo de algo increïble. Esto implica tener los conocimientos y las aptitudes necesarias para llevarlo a cabo.

Esto se resume en un esquema muy simple:

Pasión + Aptitudes = De ningún modo no voy a hacerlo.

Esto lo que supone es que la idea sea muy valiosa y que tú seas la persona más indicada para convertirla en una realidad. Si tú no eres esa persona, la persona que sí lo es va a superarte en la competición y creará algo aún más valioso.

Es importante hacer un apunte aquí. Tal vez tú seas la persona más indicada, pero contadas las circunstancias deberías llevar la idea a cabo a través de una empresa ya existente. Me remito a lo que he dicho antes, muchos emprendedores tienen ideas no muy dispares (incluso idénticas) a funcionalidades ya existentes en otros productos. Por lo que deberías considerar sumarte a esas compañías o Startups y llevar a cabo tu cometido.

¿Por qué deberías empezar una StartUp?

Porque de ningún modo no puedes no hacerlo.

Conclusiones:

  • Empezar una StartUp es el efecto directo de querer cambiar el mundo a mejor.
  • Necesitas de una visión poderosa capaz de motivarte a ti y a tu equipo.
  • Debes poseer la pasión y aptitudes necesarias para ser el único que puede liderar el cambio.
  • Debes sentir de verdad que no puedes hacer otra cosa, que ese es tú propósito.

Recursos para profundizar:

La clave es el porqué – Simon Sinek.
Scope Canvas – Continuum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *